Renault está probando sus taxis autónomos en Francia

L

uego de pasar por China, los vehículos autónomos del fabricante Renault han llegado a Francia con el objetivo de llevar a cabo una fase de pruebas de su servicio de transporte de pasajeros bajo demanda en el campus urbano de Paris-Saclay (Francia.

El proyecto es llamado Paris-Saclay Autonomous Lab y permitirá que un centenary de personas suban a bordo de los prototipos del Renault ZOE Cab, eléctricos y autónomos, para desplazarse por el campus desde este pasado lunes, 14 de octubre, hasta el próximo 8 de noviembre.

D

e acuerdo a la firma, el servicio permanecerá disponible de lunes a viernes para responder a la major manera posible a las necesidades de los usuarios, explicaron en un comunicado. “Se pueden desplazar libremente por el campus urbano de Paris-Saclay y disfrutar a diario de la movilidad para acudir a una de las escuelas o laboratorios, ir a comer, hacer deporte…”, señalo la marca.

El potencial pasajero debe indicar el lugar de salida, el destino y el número de viajeros.

El objetivo de este experimento es probar el servicio de movilidad bajo demanda a nivel técnico, y evaluar la aceptación por parte de los clientes. De esta forma, Renault espera que el feedback con los usuarios se transforme en una guía de mejoras a acometer tanto en el servicio en sí como en la aplicación móvil y los vehículos.

L

os autos están equipados con dispositivos como GPS, Lidar, y cámaras, entre otros. El prototipo Renault Zoe Cab cuenta con una puerta de grandes dimensiones en forma de élitro que abre el habitáculo completo del ZOE para acceder directamente a la parte delantera y la parte trasera, un puesto para el operario de seguridad, aislado del resto del habitáculo; y asientos con pantalla, altavoces y tomas USB individuales.

Los usuarios que deseen utilizar el servicio podrán llamar a un vehículo en tiempo real o reservarlo a través de la aplicación para el móvil Marcel Saclay. El potencial pasajero debe indicar el lugar de salida, el destino y el número de viajeros. Según su ubicación en la zona en el momento de la reserva, la aplicación dirige al cliente hacia el punto de encuentro más próximo y le indica el tiempo de llegada del vehículo.

U

na vez a bordo del vehículo, el usuario puede seguir su trayecto en la aplicación y conocer la hora de llegada al punto de destino. Además, el vehículo avisa, llegado el caso, de la recogida de otro pasajero.