Tesla tiene la tecnología para fabricar baterías que duren más de un millón y medio de km

Ayer encontramos un artículo publicado por The Journal of the Electrochemical Society, donde investigadores del laboratorio de química para baterías de la Universidad Dalhousie de Nueva Escocia, Canadá, explican los detalles de una nueva tecnología que permitiría construir una nueva generación de baterías para autos eléctricos.

De acuerdo a ese documento, se trata de un ambicioso desarrollo donde se describe cómo fabricar una batería de iones de litio que, afirman, podrá dar energía a un auto eléctrico durante más de un millón y medio de kilómetros y más de 4,000 ciclos de carga. En caso de ser cierto, sería uno de los proyectos más ambiciosos de los últimos años en este campo.

H

asta el día de hoy, las celdas utilizadas en la mayoría de los vehículos eléctricos, Tesla incluida, tienen una vida útil estimada de entre 450,000 y 800,000. Según esta nueva investigación, este tiempo de vida se incrementaría al doble.

Podrá dar energía a un auto eléctrico durante más de un millón y medio de kilómetros y más de 4,000 ciclos de carga.

De cuerdo a la investigación, actualmente los propietarios de un auto eléctrico cambian su vehículo antes de llegar al millón de kilómetros. Pero lo atractivo de este desarrollo es que no sólo está dirigido a autos comerciales para usuario final, sino que podría significar un cambio importante en taxis, camiones de mensajería y reparto, así como otros vehículos de transporte público.

E

l equipo de la Universidad Dalhousie lleva trabajando en exclusiva para Tesla desde 2016, con el objetivo de poder mejorar las baterías de iones de litio en vehículos Tesla. Sin embargo, esta nueva investigación describe muchos de los detalles de esta “receta secreta” que, en teoría, debería ser exclusiva de Tesla.

Por ejemplo, en el documento se explica cómo optimizar y mezclar todos los ingredientes de la batería, donde se incluye grafito artificial, una mejora en la nanoestructura del óxido de cobalto de manganeso y níquel-litio, lo cual serviría para crear una estructura cristalina que tenga menos probabilidades de agrietarse y degradar el rendimiento.

El hecho de que Tesla y Elon Musk hayan publicado esta información, antes de que lanzaran una batería de este tipo es bastante raro. A los pocos días de haberse publicado, a Tesla le fue otorgada una patente para una nueva batería de vehículo eléctrico que presenta casi la misma composición química que la que se detalla en la investigación. Un detalle importante es que dicha patente se le adjudica al físico Jeff Dahn, que casualmente dirige el laboratorio de baterías de la Universidad de Dalhousie.

Hasta el momento se desconocen los detalles exactos de la batería que patentó Tesla, pero algunos investigadores que trabajaron junto a Dahn dijeron a Wired que es muy probable que ya supere el rendimiento de la batería que se detalla en el documento de investigación. Tampoco se sabe cuándo se iniciaría la producción de esta nueva batería por parte de Tesla, por lo que tendremos que estar atentos a cualquier anuncio.